29 de diciembre

 

¡El Señor lo maneja todo!

 

El tiene que ocuparse del mundo entero y de todas Sus obras, de todas las teclas que presiona y de todos los datos con que alimenta Su computadora, ¡y todo marcha en la dirección que El quiere! ¡Todo está planeado y organizado «decentemente y con orden»! (1Cor.14:40) ¡Todo está controlado, bajo control absoluto, y no puede suceder nada que El no haya ordenado, que no se ajuste a Su voluntad! ¡El está al mando! ¡Todo lo que sucede es lo que debe suceder, o lo que Dios permite que suceda por algún motivo!

 

El Señor tiene un propósito en todo, hasta nuestras pruebas y aflicciones tienen una razón de ser, y «¡a los que aman al Señor, todas las cosas les ayudan a bien!» (Rom.8:28) ¡Por tanto, todo lo que ocurre es voluntad de Dios de una u otra forma! Todo está en Sus manos y no acontece nada que no se ajuste a Su voluntad, sobre todo a Sus hijos, a los que ama y desea siempre favorecer.

 

¡Gracias, Señor! Tú siempre lo resuelves todo para nuestro bien, porque te amamos y Tú nos amas, y porque lo has prometido, Señor. Te damos gracias por ello. Muchas veces incluso transformas lo que parece malo en algo bueno, y todo sale bien. ¡Aleluya!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *