8 de enero

¡Pon a Dios a prueba! ¡Demuestra que existe!

Quizás seas como muchas personas que afirman no creer en Dios, pero que en el fondo no son ateas. ¡A lo mejor es que simplemente no has llegado a una conclusión definitiva porque no has tenido verdaderamente la oportunidad de conocer la Verdad! ¡Pero aunque en tu mente o corazón albergues dudas o interrogantes que necesiten respuesta para que te convenzas, si eres sincero y realmente deseas hallar esas respuestas, si de veras quieres conocer a Dios, El te las mostrará!

 

¡Aunque no creas en Dios, ni en la Biblia, ni en nada, puedes poner a Dios en un tubo de ensayo y demostrar Su existencia! ¡Y ese tubo eres tú! ¡Pon a Dios en tu interior, y fíjate qué pasa! Ora sinceramente, diciéndole: «¡Dios, si existe un Dios en alguna parte, quiero verlo! ¡Manifiéstate!» ¡Y El lo hará! ¡Una vez que admites la posibilidad, le das una oportunidad a Dios y hay una chispita de fe, una semilla de fe como un grano de mostaza que comienza a germinar! ¡Y Dios honrará esa fe permitiéndote ver, sentir y conocer la prueba!

 

¡A Dios le encanta la fe! ¡Nos ama porque le creemos! Y una vez que hayas creído, El demostrará su existencia de muchas maneras, de forma que ya no tendrás que creer puramente por fe. ¡Demostrará Su presencia mediante oraciones respondidas y milagros, incluso con la transformación de tu propia vida!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *