Puede que tengas muchos dones y talentos, pero si no tienes amor, ¡no sirven de nada!

 

Puedes leer tanta Biblia como quieras, ¡pero si no cobra vida por el Espíritu, no tendrá ningún efecto! Puedes repetirlo todo palabra por palabra, tal como está en la Biblia, pero si no lo vives con amor, de nada sirve. Puedes poseer todos los dones del Espíritu, ¡pero sin amor no tendrán ningún sentido! Puedes sobresalir en tu profesión, pero si no manifiestas Su amor a los demás, ¡es todo en vano! ¡Porque el amor es lo más importante! (Ver 1Cor.13)

 

Mostrar dedicación en tu trabajo es muy importante, sobrellevarlo como buen soldado y trabajar mucho; pero si no sientes amor, ¡nada tienes! Si no sientes amor ni lo demuestras a los demás –sobre todo a quienes sirven al Señor, los que están más allegados a ti, tus hermanos– ¡entonces a los ojos del Señor las buenas obras no cuentan!

 

¿Qué es lo que demuestra que somos discípulos del Señor? ¡El amor! Jesús dijo: «En esto conocerán todos que sois Mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros». (Jn.13:35) «Este es Mi mandamiento», dijo El, «que os améis unos a otros, como Yo os he amado.» (Juan 15:12) ¡El nos ha ordenado a nosotros, Sus discípulos, que nos amemos unos a otros! Por tanto, ¡ama! ¿Amén?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *