10 de enero

¿Conoces al mejor Médico del universo?

La curación ha sido siempre una de las necesidades físicas más acuciantes. Jesús sanaba a todos los que se acercaban a El, a cualquiera, a quien fuese, estuviera salvo o no, con tal de que tuviera suficiente fe para creer en que El podría sanarlo. ¡Aun antes de entender la salvación, la necesidad más inmediata de la gente era de alivio para sus cuerpos, y muchas veces El los sanaba antes de hacer otra cosa!

 

¡La época de los milagros no ha pasado! Dios todavía se dedica a transformar los cuerpos que lo necesitan. ¡Sigue siendo el Gran Médico! Todavía dice: «Yo soy el Señor tu sanador; el que sana todas tus dolencias, quien perdona todas tus iniquidades» (Ex.15:26; Sal.103:3). ¡No sólo algunas, o unas pocas, o muchas, o la mayoría, sino todas! ¡Dios puede curar cualquier dolencia!

 

¡El es tu Padre celestial, te ama, y El responde las oraciones! ¡En realidad, está más dispuesto a dar que tú a recibir! ¡Dios no sólo puede hacerlo: El quiere hacerlo! Lo único que te pide es que Lo honres con tu fe, creyendo Su Palabra y Sus promesas. ¡Es así de sencillo! (1Jn.5:14,15; Heb.11:6)

 

¿Tienes fe en Dios y en Su amor? ¿Conoces personalmente al Gran Médico? ¡Si no, acepta que El y Su poder curativo entren en tu vida ahora mismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *