10 de noviembre : ¡Cuidado con el diablo! ¡Es el gran falsificador!

El diablo pretende imitar a Dios porque siempre quiso ser Dios. El diablo es muy listo, pero no sabe nada nuevo. Todo lo que posee es una mera imitación o una copia de algo que Dios ya se había ingeniado. No es capaz de hacer nada distinto; se limita a mirar lo que hace Dios y tratar de imitarlo. ¡No ofrece más que una falsa suplantación y una mentira que jamás satisface!

¡No hay nada que Dios tenga que el diablo no pretenda imitar! Para todo tiene una falsificación. El es el dios falso que impondrá el milenio falso, el cristo falso y el reino falso; para todo tiene falsificaciones, ¡lo opuesto de todo! ¡Y el más peligroso de todos los males es el mal que parece bueno, el remedo que parece auténtico!

Por eso, no te dejes embaucar con un engaño, no aceptes una imitación! Hay en circulación muchas imitaciones y remedos. ¡Jesús es lo único auténtico y eterno! ¡No te contentes con una imitación contrahecha, hueca y vacía! ¡Acepta en este mismo instante la felicidad de Jesús! ¡Tenemos la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad! ¡GJ!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *