12 de enero

Nuestra Salvación es sólo por gracia, jamás por obras.

No podemos salvarnos por nuestras obras, ni por nuestra bondad, y ni siquiera por nuestros esfuerzos de guardar las leyes de Dios y de amarle. ¡No podemos ser tan buenos ni perfectos como para ganar, merecer o adquirir la perfección celestial de Su santa Salvación, que es sólo por Su gracia, amor y misericordia! ¡Es imposible que alguien se salve sin el milagroso poder de Dios!

 

Aceptar la Salvación es obra de la gracia de Dios. Es gratis: lo único que se puede hacer es aceptarla. Es don de Dios; es imposible adquirirla por medio de obras. ¡Un regalo no se puede ganar, pues de ese modo no sería un regalo! La Palabra de Dios dice: «Porque por gracia sois salvos, por medio de la fe; y eso no de vosotros, pues es don de Dios; ¡no por obras, para que nadie se gloríe!» (Efe.2:8,9)

 

Para Dios, la bondad, la verdadera justicia, es la del pecador que reconoce necesitar a Dios y que confía en El para su salvación. Para Dios, la santidad está lejos del fariseísmo y la perfección inmaculada. ¡Es, más bien, el caso del pecador salvado por gracia, del pecador carente de perfección y de justicia propias, que se apoya totalmente y por fe en la gracia, el amor y la misericordia de Dios! Es la única clase de santo que existe; ¡no hay otra! ¡No puedes tener más virtud que la de Cristo, y El es el único que puede dártela! (Fil.3:9)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *