13 de noviembre: ¿Estás arrinconado? ¡Vuélvete y arrincona a Dios!

 

¡Al Señor le encanta provocar crisis! Y a veces llega a permitir que nos sucedan cosas para hacernos orar y creer que El nos dará la solución. ¡El quiere que seamos explícitos y que demos un paso concreto de fe al hacer peticiones específicas y contar con respuestas específicas! ¡La oración específica nos pone a Dios y a nosotros en el punto de mira, pero a la vez es prueba de nuestra fe, lo cual agrada a Dios!

Sin embargo, hay quienes temen pedirle a Dios respuestas precisas a sus oraciones por miedo a no obtenerlas, y a sentirse luego avergonzados porque sus oraciones no fueron contestadas, lo que podría dar una mala imagen de su espiritualidad, o lo que es peor, ¡dañar la reputación de Dios! “¡Supón que Dios no responda a la oración! ¿Qué va a pensar la gente de nuestra fe y de nuestro Dios?” ¡De modo que se limitan a generalizar para no verse obligados a reconocer su fallo en caso de que no obtengan respuesta!

Pero a Dios le fascina que lo pongan entre la espada y la pared porque El sabe que El no fallará con tal de que cumplamos las condiciones, ejercitemos nuestra fe y obedezcamos Su Palabra. Y cuando El responda, será un testimonio a favor de Su Palabra y de Su fidelidad, como también a favor de nuestra propia fe por haber contado con una respuesta específica! ¡Por eso, dile exactamente qué necesitas o qué quieres que se haga, y El no fallará!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *