14 de noviembre: ¡La Palabra de Dios es el cimiento de la fe!

 

¿Cómo se consigue la fe? Es un don de Dios que está al alcance tuyo y de cualquier persona que lo desee. Basta con desearlo y pedirlo. ¡El inconveniente es que por lo general la gente no lo quiere hasta que lo necesita! ¡Y descubren de pronto que no tienen la fe que necesitan porque no tienen formación en la fe ni experiencia en cuanto a confiar en la Palabra de Dios; no tienen cimientos! Al fin y al cabo, ¿cómo pueden tener fe en algo de lo cual saben poco o nada?

Así como ningún edificio bueno carece de buenos cimientos, ¡así tampoco existe fe sin la Palabra, pues la fe en Dios está cimentada en Su Palabra! Por eso, si te sientes débil en fe, el remedio es muy sencillo: ¡La Palabra de Dios aumentará tu fe!

La fe nace, crece al oír la Palabra de Dios (Ro.10:17) ¡A medida que leas y estudies la Palabra, a medida que medites en ella, y más aun, te la aprendas de memoria, cada palabra te inspirará, te fortalecerá y engrandecerá tu fe! Llena tu mente y tu corazón de pensamientos positivos, alentadores, fortalecedores y que edifiquen la fe, procedentes de Su Palabra, ¡y al poco tiempo te sorprenderás de la fe que tienes! ¡Esa verdadera fe, la que es capaz de aguantar cualquier prueba, la que produce milagros, la que perdura y está edificada sobre el cimiento y la roca maciza de Su Verdad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *