18 de diciembre

 

¡No dejes que el Diablo te lleve a hacer algo que no sea exactamente lo que Dios quiere!</B>

 

¿Sabías que a veces hasta puedes ser tentado a hacer cosas buenas que no son exactamente lo mejor? ¡No todas las oportunidades son del Señor! ¡Algunas pueden ser trampas del Diablo, celadas, emboscadas, desvíos, vías muertas o verdaderos desastres puestos en tu camino por el Diablo para tratar de distraerte! ¡Si no logra detenerte, trata de evitar que hagas lo más importante, intenta desviarte para que pierdas el tiempo en algo que te ha hecho creer que es bueno! ¡El Enemigo intenta distraerte de las cosas que deberían tener tu interés, para que te ocupes de otros asuntillos hasta que lo más importante ya haya pasado! (<A HREF=”../../bible/ot2/iking20.htm#v40″>1Re.20:40a</A>)

 

¿Cómo vas a distinguir entre la voz de Dios y la voz del Diablo? Bueno, ¡si te dice que hagas algo malo sabrás que se trata del Diablo! ¡Si te dice que hagas algo bueno, sabrás que es la de Dios! ¡Esto también se aplica cuando el Diablo te dice que hagas algo bueno y Dios ya te ha dicho que hagas algo mejor!

 

¡De modo que no permitas que el Enemigo te distraiga para que dejes de hacer lo mejor! ¡Lo mejor de Dios!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *