¡No cambies lo mejor por lo que es apenas bueno!

¿Cumples de verdad el mayor y más importante propósito que Dios te tiene reservado? Muchas personas tratan de zafarse argumentando que toman lo que llaman «la segunda opción que les da Dios». Huyen del máximo llamamiento de Dios porque no están dispuestas a pagar lo que cuesta.

 

¡No hablemos de la primera y la segunda opción que Dios ofrece! En laa Voluntad de Dios, ¡la mejor opción es una sola, la mejor, la opción suprema, óptima, el «supremo llamamiento de Dios en Cristo»! (Fil.3:14) ¡Y si escoges una segunda opción, en realidad no es una segunda opción que El te ofrece, sino lo que a ti te parece mejor!

 

¿Qué es el pecado? Es no hacer lo más importante que Dios quiere que hagas. Errar el blanco, no dar en el clavo, no acertar al centro preciso de Su Voluntad. De modo que «despojémonos de todo peso y del pecado», de todo lo que nos impida cumplir con la mayor y más elevada Voluntad de Dios, y que nos impida permanecer en el centro de Su Voluntad (Heb.12:1).

 

¡Señor, bendícenos y ayúdanos a todos a permanecer en el centro de Tu Voluntad, donde podamos serte más útiles! ¡Haz que mantengamos con firmeza nuestras ideas, nuestro objetivo y nuestros sentimientos! No tenemos ni idea de la magnitud de Tu propósito, ¡pero hemos acudido a Tu llamado, Señor! ¡Ayúdanos a cumplir la mejor opción, con la mayor dedicación, y nada menos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *