Jesús es la manifestación suprema del amor de Dios.

 

La Biblia nos dice: «Dios es amor» (1Juan 4:8). ¡El es el gran Espíritu de amor que nos creó, y que también creó este hermoso mundo y el universo entero! Para demostrarnos Su amor y para ayudarnos a comprenderle, envió a Su propio Hijo a la Tierra en la forma de un hombre: Jesucristo.

 

Dios te ama tanto que te dio lo que más amaba, aquello que más quería, Jesús, «para que todo aquel que en El cree no se pierda, mas tenga vida eterna» (Juan 3:16). ¡Te amaba tanto que envió a Jesús para que fuera castigado por tus pecados, con la única condición de que lo aceptaras y se lo agradecieras! ¡Compartió Su amor con el mundo entero!

 

Dios está representado en Su hijo, Jesús, un Hombre que a todos amó, aun a los más pobres y a los peores de todos. ¡Vino por amor, vivió con amor y murió por amor, para que nosotros viviéramos y amáramos para siempre! Su muerte da vida, perdón y alegría eterna a todos aquellos que lo aman por lo que hizo.

 

¡Te ama con mayor intensidad y profundidad de lo que las palabras podrían jamás expresar! ¡No se puede comprender el amor de Dios, es demasiado grande, sobrepasa todo entendimiento! ¡Sólo tienes que recibirlo y sentirlo con el corazón! (Efe.3:19)

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *