«¡Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia!» (Mat.5:10)

Si nunca tienes problemas ni te sale nada mal; si nunca sufres persecución y «todos los hombres hablan bien de ti» (Luc.6:26), ¡es que no vives piadosamente en Cristo Jesús! ¡Porque «todos los que quieran vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución»! (2Tim.3:12) ¡La persecución demuestra que estás cumpliendo con tu misión! ¡Cuando los discípulos del Diablo empiezan a dar alaridos, es señal de que has golpeado al Enemigo donde le duele! ¡Es una prueba de que realizas tu tarea con eficacia, lo cual enfurece al Diablo!
Jesús mismo fue terriblemente perseguido y finalmente crucificado por decir la Verdad y mostrar el amor de Dios al mundo. Y Él dijo: «El discípulo no es más que su maestro: si a Mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán» (Mat.10:24; Jn.15:20). Por tanto, «¡gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros!» (Mat.5:12) Jesús prometió que si sufrías con Él, ¡también reinarías con Él! (2Tim.2:12) ¿Preferirás reinar por una temporadita ahora, y sufrir mucho después? ¿O sufrirás un poco ahora y reinarás eternamente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *