30 de diciembre

 

¡El tiempo apremia!

 

¡Cada vez nos queda menos tiempo! Empieza a oscurecer, y parece que el Fin no está muy lejos. ¡Más vale entonces que hagamos todo lo que podamos y cuanto antes! ¡Necesitamos rapidez, no perfección! ¡Lo que menos tenemos es tiempo! ¡Pueden esperar a llegar al Cielo si quieren ser perfeccionistas, cuando tendrán por delante toda la eternidad! ¡Pero por ahora seguimos viviendo en el tiempo, y es muy poco el que nos queda!

 

¡Den gracias al Señor por estos valiosos días en que tenemos la inapreciable oportunidad de servirle y de difundir el Evangelio! Más vale aprovechar la ocasión, ahora que tenemos la maravillosa oportunidad de hacer tanto como podamos y lo mejor posible.

 

¡Esfuérzate al máximo por realizar lo mejor, haciéndolo lo mejor que puedas y sacándole el mejor provecho! Se hace tarde y debemos hacer las «obras del que nos envió entretanto que el día dura, pues la noche viene cuando nadie puede trabajar», al menos no como lo hacemos ahora (Juan 9:4). Es tarde y los tiempos son malos, por eso tenemos que trabajar y tratar de terminar la labor que el Señor nos ha encomendado. (Efe.5:16)

 

¿Estás tú haciendo ahora por Jesús todo lo que puedes? ¡Que Dios te bendiga y te mantenga ocupado trabajando por Jesús y por las almas!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *