7 de noviembre: ¡Primero vienen la fe y la obediencia! ¡Luego Dios responde a la oración!

 

A lo largo de toda Su Palabra Dios mandó a los hombres a hacer algo antes de cumplir con ellos. Dios le dijo a Moisés que si golpeaba la piedra, El haría brotar el agua. Cuando Jesús resucitó a Lázaro de los muertos, dijo: “¡Quitad la piedra!” ¡Manifestaron su fe al obedecer! ¡Si damos el paso de fe y es la voluntad de Dios, El irá a nuestro encuentro!

A Dios le gusta poner a prueba nuestra fe. Le gusta ver cuánto creemos en realidad, y a menudo no nos dará respuestas hasta que obedezcamos lo que El ya nos ha dicho o indicado. ¡Nosotros tenemos que dar el paso de fe, tenemos que extender la mano de fe, y tenemos que obedecer a Dios si queremos recibir sus bendiciones! Mas cuando obedecemos lo que sabemos que Dios quiere que hagamos, El entonces nos revela más verdad; y cuando obedecemos esa, El nos da otro poco más… Y paso a paso, a medida que Le seguimos, El nos enseñará más y más.

No siempre podemos esperar a que Dios responda. Muchas veces no nos queda más remedio que lanzarnos por fe aunque no veamos el suelo en el que vamos a poner el pie. Agárrate fuerte de la mano de Dios y El irá delante de ti y te guiará. Ese es el andar de fe. Aunque no veas lo que hay por delante, ¡pon tu mano en la mano de Dios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *