12 de noviembre: “¡El viento y las olas se someten a Su voluntad! ¡Qué hombre es éste!”

 

Tu y yo nos hemos lanzado al océano, y confiamos en que Dios nos ayudará a llegar a buen puerto, ¡porque sabemos que estamos haciendo Su voluntad! – Y aunque en ocasiones nos encontremos con batallas terribles, y las tinieblas nos acometan y zarandeen como un viento furioso, ¡no nos pueden derrotar! – ¡Porque Jesús está con nosotros!

“Yo sé de un Nombre que las tempestades calma,

Yo sé de un Nombre que el mar puede serenar,

Yo sé de un Nombre que abre las puertas del Cielo

A todo aquel que del mal quiera escapar.

Yo sé de un Nombre, que es maravilloso, ¡y ese Nombre es Jesús!”

¡¡No mires las olas! ¡Mira hacia arriba,  a Jesús! – “¡Retírate y mírame luchar, dice el Señor! ¡Porque ésta es Mi batalla, no la tuya!” – ¡Clama al Señor, y mediante El tendrás poder sobre todas las cosas!

“En tu angustia y oscuridad Me invocarás y pedirás Mi salvación, y Yo te daré luz. Porque eres Mío y Yo te he redimido. Salvaré tu alma de la destrucción para que seas utilizado de nuevo por Mí bajo el sol y la luz de Mi amor en la costa de la Eternidad.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *