¡Si pides el Espíritu Santo, lo tendrás!

¿Cómo puedes saber que has sido llenado del Espíritu Santo? ¡Es muy sencillo! Jesús dijo: «Todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. Si vosotros siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?» (Luc.11:10,13) Es como la salvación: no se puede ganar ni merecer, ni ser digno de ella. Es un regalo, se recibe por fe.
A veces la gente recibe el Espíritu Santo, pero no tiene ninguna evidencia especial, no ve ninguna señal en particular, y se decepciona porque el Espíritu del Señor no se manifiesta en ese momento mediante una experiencia sobrenatural o física. ¡Pero no importa cómo te sientas, ni ninguna otra cosa! Cuando le pides a Dios el Espíritu Santo, lo recibes, y lo sabes porque Él lo prometió. Es como la salvación. ¿Cómo sabes cuándo estás salvado? No es por la manera en que te sientes en ese momento. No es por fe en las sensaciones o en las experiencias. ¡Es por la fe en la Palabra de Dios!
¡Simplemente abre tu corazón y deja entrar el sol! ¡Ora y pídele a Jesús que te llene de Su Espíritu, y lo hará! ¡Lo ha prometido!Publicado por TU SERVIDOR en 11:04No hay comentarios: 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *