Siempre estoy contigo, preparado para ayudarte, orientarte, consolarte, amarte, sanarte y proveer para tus necesidades.

Deseo que me incluyas en todos los aspectos de tu vida. No te pido eso con el ánimo de controlarte o dominarte, sino porque te amo. Quiero proporcionarte lo que te haga falta, protegerte y colmarte de amor.

Cuando me permites participar en lo que haces, sea lo que sea, se afianza nuestra relación, te acercas a Mi Espíritu y se forma entre nosotros un vínculo más fuerte de amor y comunicación. Cuanto más hablemos, cuanto más busques Mi compañía, cuanto más acudas a Mí para que te indique las respuestas a tus interrogantes y las soluciones de los problemas con que te encuentras, cuanto más me des acceso a cada faceta de tu vida, mayor será la satisfacción que sentirás.

Jesús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *